En tiempos donde todo el mundo está convulsionado por la pandemia que azota al mundo en general, se ha reabierto un debate sobre la legitimidad de los fondos de pensión (AFP). En tiempos de incertidumbre mundial, los mercados han reaccionado, provocando una recesión mundial de acuerdo a los datos del FMI. Estas bajas en la rentabilidad de los mercados mundiales han afectado la rentabilidad de nuestros fondos de pensiones. Muchas personas en redes sociales han estado alegando que han perdido dinero, porque las AFP les han robado, esto no puede estar más lejano a la realidad. Esta afirmación es tan descabellada como decir que cuando hacemos una inversión en un banco y perdemos, es porque el banco se quedó con el dinero, cuando todos entendemos que esto no es así.

De partida tenemos que entender que las rentabilidades de la AFP desde que se creó el sistema han sido muy buenas, teniendo como promedio una rentabilidad de un 7% más UF. Esto significa a grandes rasgos que 2/3 de lo que tenemos hoy en nuestra cuenta es la rentabilidad que las AFP nos han dado, y el 1/3 restante es el aporte de cada uno de los cotizantes. Esta afirmación respaldada por la superintendencia de pensiones debería bastar como argumento a las críticas que han surgido en torno a este tema, sin embargo quizás debamos profundizar un poco más en este tema para aclarar cualquier atisbo de dudas que puedan quedar.

De partida no estaría demás explicar a grandes rasgos como funciona nuestro sistema de pensiones en Chile. Las AFP es un sistema de pensiones que se creó el año 81 (si, en dictadura) con el fin de quitarle un enorme peso al Estado en cuanto a los pagos de las pensiones. Este sistema que fue novedoso en su tiempo y creado en Chile, cambiaba completamente lo que el mundo hacía para resolver el problema en pago de pensiones, que era el sistema de reparto. Profundizaremos más adelante en este sistema.

El sistema consiste en que cada uno de nosotros aporta el 10% de nuestro sueldo bruto, como ahorro para financiar el periodo de jubilación. Las AFP reciben estos fondos y las invierten en los mercados con el fin de aumentar nuestros ahorros. Para financiar los costos de administración, las AFP nos cobran una comisión, que es un promedio de 1.17% de nuestro sueldo. (Datos de superintendencia de pensiones, año 2020). Además de estos ingresos, las AFP perciben lo que se llama “rentabilidad de encaje”, esto significa que por ley las AFP tienen que invertir un porcentaje de sus utilidades al igual que todos nosotros; esto quiere decir que si ganamos las AFP ganan, si perdemos las AFP pierden.

SISTEMA DE REPARTO.

Debemos destacar que existen solo dos sistemas de pensiones en el mundo; el sistema de capitalización individual y el sistema de reparto (si quieren podemos agregar otro, que es una mezcla de los dos). El sistema de reparto consiste en que las personas activas (los que actualmente trabajan) financian las jubilaciones de los pasivos (las personas que están jubiladas). Este sistema que fue creado por un alemán llamado Otto Von Bismarck a finales del siglo XIX. La primera impresión que podemos tener acerca de este sistema, es que suena una muy buena idea y lógica, que los que trabajan hoy paguen las pensiones de los jubilados, con el compromiso que el Estado pagara las presiones de los activos cuando corresponda. En un comienzo este sistema funciono en gran medida porque los activos eran más que los pasivos y el sistema lograba sostenerse. El problema surgió cuando el mundo se comenzó a desarrollar y aumentar la calidad de sus sistemas sanitarios, haciendo que cada vez las personas vivan más, aumentando la cantidad de jubilados, sin que los activos aumenten en la misma proporción. A esto se le llama pirámide invertida, hay más pensiones que pagar y menos personas trabajando para pagarlas, sin mencionar que además hay que pagar más años de jubilación, debido a longevidad de las nuevas generaciones. Esto hace que el sistema a pesar de entregar mejores pensiones, sea una real bomba de tiempo, ya que no es sostenible largo plazo. En estos momentos los países más ricos y desarrollados de Europa, están teniendo serios problemas para pagar las pensiones, ya que como hay un compromiso del Estado, este tiene que inevitablemente endeudarse o gastar mucho dinero para sostener el sistema.

Como conclusión, podemos decir que las AFP no nos roban ningún peso, ya que nuestros fondos están celosamente fiscalizados y protegidos de forma constitucional. Si pensamos que las AFP nos roban, surgen un montón de preguntas ¿porque nadie se ha dado cuenta?, ¿ cómo hacen para robarnos?, los políticos que dicen que las AFP roban ¿porque no hacen una denuncia en tribunales, teniendo todas las facultades para hacerlo?, ¿ estarán todos los ministros de hacienda, presidentes y directores de las superintendencias, la OCDE y otro organismos internacionales coludidos con el robo de nuestras pensiones? si fuese así, estaríamos hablando de la mayor estafa que se ha visto en el mundo…….veo muy difícil que esto sea así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s