FIJACIÓN DE PRECIOS MÁXIMOS Y ANÁLISIS SOBRE LOS ESPECULADORES

PRECIOS MÁXIMOS.

Cada cierto tiempo se abre un debate sobre la regulación de precios máximos en ciertos productos que se consideran que están muy caros o poco accesibles para “la mayoría”. Decir que se fijan precios máximos, significa que el Estado fija un máximo de precios en algunos productos que los comerciantes deben respetar, y así no excederse del precio fijado. En el último tiempo algunos parlamentarios han tenido la brillante de idea de fijar precios en medicamentos, arriendos, productos sanitarios etc. Esta idea que puede parecer atractiva en primera instancia, solo trae distorsiones, descoordinación y SIEMPRE trae consigo la escasez.

Analicemos brevemente que pasaría si tomamos una medida de fijación de precios máximos. Lo primero que ocurriría es que aumentaría la demanda por los productos donde se han fijado los precios, ya que es obvio que el estado los fija por debajo de los precios que indicaría el mercado, por lo tanto, hay más personas que quieren adquirir el producto, sin que aumente necesariamente la oferta. Esto generaría el primer inconveniente; más personas demandarían productos cuando evidentemente, no alcanza para todos.

Pensemos por un minuto en un ejemplo teórico. Imaginemos que en algún lugar del mundo la demanda por trigo es muy alta. Un año en particular los campos se vieron infectados por una plaga que disminuyó la producción anual. Como la oferta cayó considerablemente y la demanda se mantuvo intacta, inevitablemente los precios se dispararon.

Generalmente cuando esto pasa llega algún político proponiendo una solución bien sencilla; si los precios están muy altos, pues fijemos un precio máximo, donde en ese producto ese sea el precio tope que los vendedores pueden cobrar. Como dijimos anteriormente, la demanda por trigo aumentaría al tener un precio más bajo al que tendría en el mercado, por lo tanto, todos se irían a comprar trigo en masa, pero como sabemos, lamentablemente no hay para todos, entonces, ¿Cómo hacemos para asignar de forma justa la poca producción que hay? Aparece el político nuevamente y dice que para que sea justo, el primero que llegue tendrá acceso a las primeras unidades de trigo. Esto lleva a que se generen largas filas para conseguir el producto, considerando todas las complicaciones que esto llevaría, levantarse temprano para tener un buen lugar, perder valioso tiempo haciendo filas etc. (hemos visto ejemplos de esto en algunos países, y también en Chile) ¡No es justo! dirán algunos, ¿Porque sería justo que algunos accedan a esos productos y otros no, solo por llegar primero? Luego de este nuevo problema, vuelve el político interviniendo mas aun, tratando de solucionar el nuevo dilema, para esto crea cartillas de racionamiento con el fin de que alcance para toda la población, esto genera que haya una cantidad limitada de trigo al que podemos acceder. Otro fenómeno que se produce es el amiguismo, utilizar influencias personales para poder adquirir el producto con preferencias, generando una tremenda injusticia. Como podemos ver, la intervención del Estado en la fijación de precios trae problemas que son mucho más graves al que se intentaba corregir inicialmente.

Otra consecuencia negativa y la más importante de todas, es el desincentivo que produce la fijación de precios en la función empresarial. Si consideramos que los emprendedores, empresarios y las personas en general crean o producen bienes, solo en la medida en que consideren que lograrán un beneficio mayor al costo en que suponen que van a incurrir, no considerarían atractivo invertir en trigo al tener un precio ficticio, y por consecuencia redirigen sus esfuerzos y bienes de capital a producir otros productos donde consideran que pueden lograr mayores beneficios, esto genera mucha más escasez en el trigo, empeorando el problema a niveles insostenibles.

EL ESPECULADOR

Al existir una demanda pujante y persistente que nace por la escasez, se genera afortunada e inevitablemente el mercado negro y el especulador. Digo afortunadamente, porque estamos en un escenario donde hay escasez de trigo, la gente no puede hacer pan, hay menos comida y finalmente hambre. Entonces el especulador al ver un gran negocio, importa trigo desde argentina y lo vende al doble de lo que valdría a precio de mercado, porque hay que considerar que está trabajando fuera del marco legal, arriesgando el pellejo por vender el trigo de forma clandestina, considerando además, todo el riesgo que se genera al vender en el mercado negro. Entonces la gente desesperada paga precios altísimos por productos de peor calidad, generando mayor pobreza en las personas al tener que gastar más y dejando de consumir otros productos que también pueden ser esenciales. Como podemos ver, la fijación de precios trae una serie de consecuencias negativas en la sociedad y en la vida de las personas, empeorando mucho más el problema.

Generalmente la especulación es una palabra que tiene una una connotación peyorativa en el ámbito económico y financiero, sin embargo si definimos el significado de esta palabra y lo que realmente representa el concepto, quizás cambiemos un poco de opinión. El significado de especulador desde el punto de vista económico es una persona que está dispuesta a asumir un gran riesgo e incertidumbre para ganar dinero rápidamente, tratando de predecir o “especular” sobre cómo se va a comportar el mercado en cierto momento futuro y así apostar a que el precio bajará o subirá para decidir si comprar o vender, sin siquiera tener la intención de quedarse con el bien, solo tenerlo hasta que sea un buen momentos para venderlo nuevamente generando por consecuencia un alto beneficio en poco tiempo.

Siempre se juzga al especulador con que gana dinero fácilmente, que se aprovecha de los demás, que es frio, calculador etc. Sin embargo predecir con certeza cómo se comportará el mercado y así intentar obtener la mayor cantidad de información coordinando múltiples decisiones es teóricamente imposible. El proceso de mercado es una correlación de acciones diversas e infinitas que se basa en la decisión de muchos actores que intercambian bienes según la valoración subjetiva que las personas le dan a estos, generando una gran cantidad de información que además va cambiando según cambien las preferencias subjetivas de los diversos actores en el tiempo. Como podemos ver el especulador hace prácticamente una apuesta, donde hay muchas probabilidades que también pierda al no poder nunca predecir con certeza el resultado de la interacción de tanta información.

Si continuamos con el ejemplo del trigo, el especulador que invirtió una gran cantidad de dinero para comprar la mayor cantidad de trigo posible, y así venderlo a un precio mas elevado, no consideró que quizás hay más personas que tuvieron la misma idea que él, generando más competencia y probablemente por consecuencia no logre el beneficio que tenía previsto, o hasta quizás genere perdidas.

REFLEXIÓN ACERCA DE LOS PRECIOS.

La gravedad que presenta la manipulación de precios, además de todas las características mencionadas anteriormente, es la distorsión y descoordinación que generan los precios ficticios entre los actores del mercado. Como mencionamos en el párrafo anterior el proceso de mercado es una intercambio voluntario basado en las preferencias subjetivas que está generando múltiple información constantemente, siendo imposible que se pueda depositar íntegramente todos esos datos en las personas. El único lenguaje en común que permite que los actores del mercado utilicen sus recursos de forma eficiente y se coordinen entre sí, es precisamente el precio que se genera en el libre mercado, que más allá de ser un numero cualquiera, es una fuente de información muy importante para tomar las mejores decisiones que aumenten nuestros beneficios como sociedad.

Entender esto es muy sencillo y para ejemplificarlo utilizaremos nuevamente el ejemplo del trigo. Si el precio del trigo aumenta demasiado indiferentemente de la razón que lo haya ocasionado, da una señal a los empresarios y personas que en este momento es muy atractivo producir trigo. En primer momento los precios efectivamente serán caros, pero a medida que dejamos que el mercado actúe, más actores se involucraran en la producción de trigo, redireccionando todos sus esfuerzos y capital a satisfacer la demanda, porque voluntariamente consideran que en este negocio podrán tener un mayor beneficio. Esto llevará a que aumente la competencia, quizás algunos usen sus campos a la producción de trigo y no de papas, o consideren importarlos de algún país productor generando por consecuencia una inevitable disminución del precio. Si distorsionamos los precios de mercado, esta información que se genera espontáneamente, llevara a los actores del mercado a no tomar las decisiones adecuadas y pertinentes, si no que el mensaje que reciben es el de usar sus recursos en producir otro producto demandado, generando además todos los vicios descritos en el primer párrafo.

FIJACIÓN DE PRECIOS EN EL CONTEXTO DEL CORONAVIRUS.

Este momento excepcional que estamos viviendo por la pandemia mundial, no queda ajena a las reglas en el sistema de precios que explicamos en el párrafo anterior. Al saber que con una mascarilla y alcohol gel podemos prevenir el contagio de este virus, todos salieron en masa a comprarlos, y como no hay cantidades suficientes para todos, los precios de productos que hasta hace un par de meses atrás eran muy asequibles, se van a las nubes. Muchos políticos salieron a proponer nuevamente la fijación de precio, no dudo que con las mejores intenciones, tratando de lograr que todos puedan acceder a productos vitales. Como ya sabemos esto generaría más problemas que soluciones. Ya hemos visto como las personas han comenzado a crear mascarillas para intentar cubrir la demanda, desinfectantes alternativos, usando la creatividad intrínseca que tenemos los seres humanos.

FIJACIÓN DE PRECIOS EN LOS ARRIENDOS Y VIVIENDA.

En el último tiempo el diputado Gonzalo Winter del Frente Amplio, ha estado proponiendo la fijación de precios de los arriendos y las viviendas en Santiago, por considerarlos demasiado caros para las personas, haciendo que solo sean accesibles para los que tienen mayor poder adquisitivo. Es verdad que los precios de las viviendas han subido sostenidamente en Santiago durante los últimos años, sin embargo hay múltiples factores que determinan estos aumentos de precios, tal como pasa en otras ciudades del mundo.

  • Aumento de la demanda por el consecuente crecimiento de la población.
  • Aumento de las facilidades que tienen las personas para adquirir una bien raíz.
  • Preferencia de las personas para vivir en ciertos sectores con mejores condiciones urbanas.
  • Bajas tasas de crédito hipotecario.
  • Restricciones a la construcción de viviendas, prohibiendo la construcción de edificios muy altos, restringiendo los lugares que están disponibles para construir, esto disminuye la oferta de construcciones, por dar algunos ejemplos.

“No podemos seguir de brazos cruzados viendo cómo los precios en el mercado inmobiliario siguen y siguen subiendo y no hacer absolutamente nada al respecto”

Diputado Gonzalo Winter, Radio Bio-Bio, 23-07-2019

Lo que está queriendo decir el diputado, es que El Estado intervenga el mercado inmobiliario fijando un precio máximo para solucionar el problema, para que así la gente tenga un mayor acceso a las viviendas. No conozco evidencia alguna donde este resultado se haya dado, las consecuencias generalmente es agravar aún más el problema de la vivienda.

Los efectos que se producirían en el mercado inmobiliario son los mismos que aplican en el ejemplo del trigo que vimos en el comienzo. Si se congelan los precios por debajo de lo que indica el mercado, muchas más personas querrán comprar una casa o departamento, generando que la oferta disminuya, produciendo escasez. Recordemos una frase que es muy importante para tener esta discusión, y es que NO ALCANZA PARA TODOS.

Entonces muchos quedaran sin la oportunidad de comprar o arrendar casas, ya que las constructoras al tener menos beneficio, dejaran de invertir. Esto además produciría que la calidad de las construcciones se vea mermada, considerando que los que se atrevan a invertir tendrán que disminuir sus costos. Además generaría que las personas tengan que esperar mucho tiempo para conseguir un cupo y así poder comprar o arrendar.

Un argumento muy recurrente es culpar nuevamente a los especuladores que compran una gran cantidad de casas o departamento esperando que suban y así hacer un buen negocio o simplemente arrendarlas. Pero si analizamos la teoría de los precios, estas compras masivas les están entregando la información a las constructoras de que tienen que seguir construyendo y además atrae a nuevos inversionistas que quieren entrar al mercado para crear constructoras. Obviamente tenemos que considerar las regulaciones anteriormente mencionadas que frenan en cierta medida las construcciones.

¿Quién no ha dicho alguna vez que si se ganara la lotería compraría muchos departamentos y viviría de las rentas? Muchos de nosotros hemos pensado esto, ¿Les parece malo que éste intercambio se dé buscando un beneficio? Pues claro que no, es legítimo que invirtamos nuestro dinero en lo que estimemos conveniente buscando un beneficio futuro. Si es que ustedes han pensado alguna vez en hacer este tipo de inversión, son unos miserables especuladores.

“Esta alza desmedida de los precios se debe principalmente a la especulación financiera e inmobiliaria que han convertido el acceso a la vivienda en un lucrativo negocio”

Diputado Gonzalo Winter, radio Bio-Bio, 23-07-2019

Pues claro que es un lucrativo negocio, por eso sabemos intuitivamente que si queremos invertir lo que hemos ahorrado de forma segura, obteniendo grandes rentabilidades, la opción más recomendable es adquirir bienes raíces. Yo no veo nada malo en eso.

EJEMPLO DE PAÍSES QUE HAN CONGELADO PRECIOS DE VIVIENDAS Y ARRIENDOS.

Como mencionamos anteriormente, este problema del alza de precio en las viviendas no es solo en Chile, muchos países Europeos tratan de lidiar con la misma situación, tomando diferentes medidas uno de los otros.

Hace muy poco, en el 2015, el gobierno Alemán sorprendió al mundo informando que haría un congelamiento de los precios en los arriendos a través de una ley, por considerarlos excesivamente altos. Esta ley prohíbe aumentar los precios más de un 10% según el promedio local. A pesar de esto la ex ministra de justicia Katarina Barley, admitió que los precios subieron un 10% cuando antes de la norma subían un 4%.

El caso sueco es dramático, en 1940 los políticos socialdemócratas después de un intenso tira y afloja argumentativo pudieron establecer una ley que fija los precios de las viviendas. Las consecuencias de estas decisiones fueron que efectivamente bajaron el valor de las viviendas, sin embargo el costo social que trajo consigo, resulto ser más grave que el problema inicial. Esto provocó una preocupante escasez de viviendas, generando una injusticia para las nuevas personas que quieren comprar o arrendar casas.

Los precios que se mantienen ficticiamente bajos, han generado que las personas se tengan que inscribir en un registro público para esperar su turno y así adquirir un lugar donde vivir, estas listas de espera a veces son de hasta 20 años. Además generan un mercado negro que ha llevado a que las personas subarrienden aun precio más elevado al que pagarían normalmente.